Equipo de salón de belleza - 10 cosas para recordar

La apertura de un salón de belleza requiere no sólo un buen plan de negocios, sino también una estimación de costos cuidadosamente preparada, para ayudar a evitar sorpresas financieras. Al calor de los preparativos, es fácil pasar por alto algunos de los gastos asociados con el equipamiento completo del salón. Cepillos para aplicar máscaras, ropa desechable o toallas de papel: estos accesorios a veces se descuidan y no se incluyen en el inventario de gastos, aunque pueden aumentar considerablemente el costo final de la preparación para la apertura.

1. Mobiliario básico

Cuando se equipa un salón de belleza, normalmente se piensa en comprar un equipo de tratamiento, y se tratan los muebles como un tema secundario. Esto es un error. El mobiliario apropiado no sólo asegura la conveniencia de usar el salón y mejora el proceso de tratamiento, sino también afecta a la percepción del cliente del salón. Por lo tanto, vale la pena elegir un mobiliario cómodo y elegante, que armonice con el diseño interior. En la recepción, deben haber sillas cómodas en las que los clientes estén dispuestos a esperar el tratamiento. Además del mobiliario, debe incluir un colgador para la ropa exterior, un espejo y una mesa donde se puedan exponer folletos publicitarios, y poner una taza de café o algunas revistas. El mobiliario con el que debe estar equipado un salón de belleza incluye: una cama cosmética, un armario para cosméticos y accesorios cosméticos, una mesa de tratamiento, y una silla de manicura, pedicura y maquillaje. En el caso de un salón con una superficie menor, una buena solución será un sillón con función de plegado - manual o hidráulico. Este mueble debe estar equipado con un reposacabezas ajustable para proporcionar al cliente una comodidad óptima durante el tratamiento. A la hora de elegir una mesa de tratamiento, también conocida como asistente, conviene elegir un modelo con ruedas y numerosos cajones, en el que se pueda colocar todo el material necesario para el tratamiento.

2. Dispositivos básicos

El equipo cosmético de alta calidad garantiza no sólo la eficacia, sino también la seguridad de los procedimientos realizados con él. En un salón profesional sólo deben encontrarse aparatos con todos los certificados de seguridad necesarios, incluido el certificado de la CE, que confirme que el producto se ha fabricado de conformidad con los requisitos de la Unión Europea. Si tenemos un salón, no debemos ahorrar en aparatos cosméticos, lo que no significa que tengamos que comprar sólo los más caros. Muchos fabricantes ofrecen un equipo de muy buena calidad a un precio asequible.

Al abrir un salón, vale la pena conseguir aparatos que puedan ser usados para los tratamientos faciales y corporales más populares hoy en día. En el primer caso, necesitará un láser IPL y dispositivos para el peeling por cavitación, microdermoabrasión con diamantes o corindón, oxiabrasión, mesoterapia con microagujas y termolifting por radiofrecuencia. Una cosechadora de belleza será una buena solución, es decir, un dispositivo multifuncional que le permita realizar múltiples tratamientos sin tener que comprar varios aparatos. El complemento necesario del equipo es una lámpara de aumento, fijada a la mesa o montada en un trípode móvil, que permite ver la piel con una magnificación considerable. Las lámparas modernas de este tipo están equipadas con un cristal antirreflectante y una lámpara fluorescente que emite una luz blanca brillante, sin irritar los ojos, incluso cuando se trabaja durante mucho tiempo.

Si desea realizar tratamientos corporales, debe equipar el salón con dispositivos para la modelación corporal al vacío y la liposucción por cavitación, una cápsula SPA, ondas de radio para el cuerpo y ondas ultrasónicas.

Además, serán útiles los accesorios para tratamientos menos invasivos, es decir, tazas chinas utilizadas, entre otros, en los masajes anticelulíticos, sellos de hierbas para el masaje con efecto nutritivo y piedras utilizadas en los masajes relajantes. Los salones de belleza que prestan servicios de manicura y pedicura deben contar además con una pulidora de uñas, una lámpara sin sombras, una lámpara para endurecer geles e híbridos UV, un absorbedor de polvo, un recipiente para remojar los pies (a menos que la sillia de tratamiento está equipado con él), cinceles y tenazas.

Tenga en cuenta que si desea realizar tratamientos con sistemas de luz pulsada intensa o láser, debe consultar con la Consejería de Sanidad. Obtener un permiso para abrir un salón no equivale a la posibilidad de realizar todos los procedimientos en él. Se deben conceder algunos permisos a parte. Por esta razón, vale la pena comprobar cuidadosamente los requisitos de licencia para tratamientos específicos, teniendo en cuenta que pueden diferir ligeramente según la región o comunidad.

3. Materiales desechables

En un salón de belleza profesional, los productos desechables deben ser eliminados después del tratamiento. Estos incluyen, entre otros, los accesorios utilizados en la desinfección, es decir, la bañera de desinfección, las bolsas de esterilización y los instrumentos para desinfectar los instrumentos y las superficies planas. El tratamiento también requiere el uso de bastoncillos de algodón, palillos para quitar las cutículas, pañuelos de papel, toallas para lavar la cara y el cuerpo, bandas de depilación y papel de aluminio para los tratamientos corporales. También se debe proporcionar a los clientes un gorro para el pelo, zapatillas y ropa desechable, y en el cuarto de baño deben tener a su disposición paños, almohadillas antideslizantes para ducha y papel higiénico. También necesitarán bolsas de basura.

4. Materiales reutilizables

Los materiales y accesorios reutilizables incluyen sábanas, túnicas, mantas, botellas de agua caliente, toallas, cintas para el pelo, delantales de cosméticos, jabonera con dispensador, dispensadores de toallas de papel y cubos de basura. Pueden transportar bacterias y microbios, pero es inevitable usarlos en un salón de belleza. Sólo las medidas de higiene protegen contra posibles infecciones: el equipo que pueda perturbar la continuidad de los tejidos y que entre en contacto con la piel debe ser esterilizado, y los demás utensilios deben ser desinfectados y lavados regularmente.

5. Materiales de tratamiento

Otros elementos del equipo del salón de belleza son los cuencos para preparar las máscaras (por ejemplo, el polvo de algas), los ácidos o exfoliantes, los cepillos o espátulas para aplicarlos en la cara y el cuerpo, la henna, los derivados de henna y un cepillo para la aplicación, las pinzas para la regulación de las cejas, la gasa estéril, el alcohol salicílico, la gasa y el peróxido de hidrógeno. Estos accesorios se omiten a veces al hacer un presupuesto, aunque son necesarios para realizar tratamientos profesionales y garantizar la seguridad tanto del cliente como de la esteticista. Tampoco hay que olvidar la ropa cosmética y los guantes desechables (de látex, vinilo o nitrilo), con los que se debe realizar cada procedimiento.

6. Línea de esterilización

La seguridad de los tratamientos es tan importante como su rendimiento profesional, por lo que un salón de belleza debe cumplir con los más altos estándares sanitarios. La palabra clave es esterilización, es decir, un procedimiento que protege a los clientes contra infecciones virales, bacterianas, parasitarias o fúngicas. A diferencia de la desinfección, que sólo destruye las formas vegetativas de los microorganismos, el proceso de esterilización elimina todas las formas de microorganismos, incluidas las esporas. Con el fin de mantener las normas de seguridad más elevadas, el ya mencionado proceso de descontaminación, que tiene lugar en una zona especialmente separada para lavar, esterilizar y almacenar los instrumentos cosméticos, debe comenzar con la desinfección de los instrumentos (casi siempre en un limpiador ultrasónico o en un baño de desinfección). Después, los instrumentos deben limpiarse mecánicamente con agua corriente. En otro lugar, destinado a la limpieza, los instrumentos deben ser secados y esterilizados. Aquí es donde debe instalarse un autoclave, que es un dispositivo herméticamente cerrado en el que el proceso de esterilización se lleva a cabo por la acción del vapor a mayor presión. El vapor alcanza una temperatura de 121°C o 134°C y, por lo tanto, es capaz de destruir incluso formas vegetativas de microorganismos. Como resultado, el uso de un autoclave asegura la eliminación del 99,99% de los patógenos. Cuando se compra un autoclave, es mejor elegir los dispositivos con el marcado CE, que es una garantía de protección contra las infecciones.

En muchos países europeos, como Gran Bretaña por ejemplo, las normas sanitarias para las industrias de cosméticos, peluquería y medicina estética son establecidas y se imponen a los salones la obligación de esterilizar las herramientas reutilizables, recomendando el uso de un autoclave para este fin.

Los autoclaves de última generación se caracterizan por un diseño moderno y elegante, gracias al cual se adaptan fácilmente al diseño de cualquier tipo de salón, e incluso pueden representar una pieza clave de la decoración. Se caracterizan por un tamaño relativamente reducido, por lo que encajan incluso en salas pequeñas. Los autoclaves modernos son también más ecológicos, minimizando la cantidad de electricidad y agua utilizada.

7. Impresiones especializadas

Comprobar la documentación y seguir las recomendaciones de tratamiento puede proteger tanto al cliente como a la persona que presta el servicio. Muchos tratamientos (incluida la terapia con láser IPL, la mesoterapia con agujas, la mesoterapia con microagujas, la microdermabrasión, los tratamientos con ultrasonido o con ondas de radio) que se realizan en los salones de belleza son invasivos y pueden tener efectos secundarios desagradables e incluso peligrosos para la salud asociados. Por lo tanto, la esteticista debe estar informada de cualquier contraindicación del procedimiento, al igual que el cliente debe ser consciente de las posibles complicaciones. La tarjeta de cliente habitual debe contener información sobre el estado de salud de la persona que se somete al tratamiento, las enfermedades, la medicación tomada, las enfermedades crónicas, las alergias y la reacción de la piel a tratamientos anteriores. Esta entrevista permite a la esteticista elegir la terapia que mejor se adapte a las necesidades de los clientes, y que sea la más segura para ellos. Antes de comenzar el tratamiento, la esteticista debe entregar al cliente un folleto que presente el tratamiento en detalle, incluyendo su curso, contraindicaciones y complicaciones. Después de leerlo, el cliente debe firmar un consentimiento informado para realizar el tratamiento, gracias al cual el salón está protegido contra posibles reclamaciones injustificadas. Al final de la visita, vale la pena dar al cliente una prescripción posterior al tratamiento, que incluirá directrices para el cuidado de la piel en el hogar y recomendaciones para los tratamientos posteriores.

8. Dispositivos especializados que harán que su salón destaque

Los tratamientos cosméticos están ganando cada vez más popularidad y su número está creciendo constantemente. 

Para diferenciarse de la competencia, vale la pena equipar el salón con aparatos para realizar tratamientos innovadores, por ejemplo, un equipo de peeling por cavitación, un aparato de infusión de oxígeno, considerado una revolución en la cosmetología, o un wapozone, que, además de limpiar la piel, puede tener una función aromaterapéutica.

9. Reproductor de música y licencia de música

La música hace que el tiempo de espera para una consulta sea más agradable y ayuda a relajarse durante los tratamientos. Por lo tanto, es indispensable en el salón, pero vale la pena recordar que su uso está regulado por la ley.

Para poder reproducir legalmente la música en un salón de belleza, este debe tener la licencia de SGAE. Se trata de una Sociedad General de Autores y Editores, que es una organización de gestión de derechos de autor existente desde 1941. La licencia cubre el uso de música grabada como música de fondo durante los tratamientos, en las salas de espera y en las recepciones, así como la música mientras se espera una llamada. El costo de la licencia depende de factores como el tipo de actividad, el tamaño de la tienda y el uso de la música grabada en el salón.

10. Decoraciones

Incluso los muebles más bonitos y cómodos no crearán la atmósfera acogedora deseada por los clientes, si no se complementan con accesorios y decoraciones interesantes. Al elegir este tipo de ornamentos, recuerde que deben coincidir con el diseño interior general - y tenga cuidado, porque en tales casos, es fácil exagerar y crear un caos visual. Los candelabros decorativos pueden influir en la atmósfera del salón, sobre todo porque las velas pueden utilizarse adicionalmente durante los tratamientos de relajación. Lo mejor es elegir versiones inodoras, porque no todas las fragancias son lo suficientemente universales como para atraer a todos los clientes. Un aroma demasiado intenso también puede causar dolores de cabeza, migrañas y náuseas. Las flores aportarán una atmósfera única al salón, especialmente cuando se colocan en macetas o jarrones decorativos. Sin embargo, es mejor elegir plantas vivas - las plantas artificiales son de hecho más seguras, ya que no causan alergias, pero para cumplir su papel decorativo, deben estar hechas muy profesionalmente. Las paredes pueden decorarse con carteles, fotos y certificados. Los certificados, contrariamente a las apariencias, representan un elemento muy importante del equipo del salón de belleza, ya que confirman la profesionalidad de las personas que realizan los tratamientos, aumentando así la sensación de seguridad de los clientes. Los marcos elegantes en los que se colocarán son una decoración adicional. También vale la pena recordar que se debe poner un stand con tarjetas de visita y folletos publicitarios en la sala de espera - estos materiales deben estar bien expuestos y ser fáciles de obtener por los clientes.